miércoles, 10 de agosto de 2011

Una buena gestión del voluntariado en tu entidad es posible.

 

logo CMYK 

¿Cuenta tu entidad con un programa de voluntariado?

¿Presta atención no solo a la captación de personas voluntarias sino también al proceso de acogida de las mismas? 

Cada organización debe adaptar sus procesos de captación y selección del voluntario a su realidad  pero se debe también prestar especial atención a a todo el itinerario de la persona voluntaria. Debe situarle correctamente en la entidad y su entorno, marcarle referentes y formarle para la tarea. Es importante que el voluntario se sienta acompañado y arropado por otras personas voluntarias y trabajadores remunerados de la entidad para evitar que la persona se sienta defraudada en sus expectativas, que son las que le conducen a implicarse con la entidad.
Las personas voluntarias abandonan las organizaciones por la despersonalización, la sobrecarga emocional, la falta de formación por parte de la entidad o los problemas relacionado con el trato con los destinatarios de la acción, situaciones a las que se les debe prestar cuidado

Promover y cultivar  la motivación

El mantenimiento de la motivación se alza como un elemento fundamental para lograr la continuidad del voluntariado y la estabilidad en su acción.Se han de considerar en todo momento las motivaciones que parten de la propia persona, las que generan un beneficio o gratificación que revierten en el propio voluntario, pues son estas las que favorecen la permanencia, no solo las altruistas o solidarias.

El compromiso de la persona voluntaria

EL compromiso es una responsabilidad por parte de la organización y de la persona voluntaria y que responde al cumplimiento de las expectativas generadas por ambas. Es importante que la labor del voluntario sea consensuada desde un inicio y sea acorde a las realidades de ambos.

La coordinación del voluntariado

Se trata de enmarcar la acción del voluntario dentro del día a día de la organización y, para ello,  hay que coordinar su labor con la del resto de personas voluntarias y de los trabajadores de la entidad. Crear una red de relaciones que favorezcan el trabajo en equipo Es importante que la persona voluntaria conozca el funcionamiento del proyecto donde colabora, las actividades, el espacio y a los compañeros/as.

Formación

Es necesario que estén capacitados para la tarea que van a desarrollar, por lo que la formación debe estar presente desde el momento de su incorporación, tiene que ser un proceso continuo: no se puede hacer formación al comienzo y luego no volver a hacer nada más.

Con el seguimiento se busca conseguir un mejor desempeño de sus tareas y una mejor integración del voluntario en la organización, con lo que prevenir y adelantarse a situaciones problemáticas, detectar necesidades formativas y reconducir las motivaciones, además de favorecer el sentimiento de equipo. El seguimiento es importante para que el voluntariado tenga más permanencia y se implique más. Se debe diferenciar el seguimiento como control de la tarea del seguimiento sobre motivaciones y otros aspectos.

Si quieres  aprender  más  infórmate  sobre   nuestros curso de formación sobre  gestión de las  personas  voluntarias en entidades en info@aidsocial.com

aid

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias